¡Envío gratis de 2 a 3 días hábiles a todo México!

¡Envío gratis de 2 a 3 días hábiles a todo México!

Tu ciclo menstrual y fertilidad: ¿Cómo funciona tu ciclo y qué alteraciones pueden afectar tu fertilidad?

Tu ciclo menstrual y fertilidad: ¿Cómo funciona tu ciclo y qué alteraciones pueden afectar tu fertilidad?

Nuestro ciclo menstrual sigue una serie de patrones y ritmos internos que se repiten mes con mes. Esto gracias a tus hormonas, las cuales se encargan de nivelar estos ritmos para mantener tu ciclo funcionando correctamente, así que seguramente cada mes te das cuenta de estos cambios en tu cuerpo, pero, ¿conoces realmente cuáles son estos patrones y ritmos y cómo se presentan? 

El ciclo, así como suena, tiene un ritmo circular que da vueltas mes con mes. Se compone de por 4 fases niveladas por la progesterona y el estrógeno, que aumentan o disminuyen según la fase en la que te encuentres. Aquí te las presento: la fase menstrual, la fase folicular, la ovulatoria y la fase lútea. 

Aunque usamos estas 4 fases para definir el ciclo, en realidad es importante saber que la fase menstrual se encuentra dentro de la folicular y la ovulatoria entre ella y la fase lútea. 

La primera fase: Folicular (Día 1) 

La fase folicular va desde el primer día de tu menstruación hasta la ovulación. En esta fase los niveles de estrógeno empezarán a subir lentamente, hasta producir la cantidad más alta en el momento de la ovulación. 

Dentro de esta fase encontramos la menstruación, que es la que define el día 1 del que comenzamos a contar estas fases, es decir, tu primer día de menstruación define el comienzo de tu fase folicular. Como ya sabes, la menstruación es el resultado de un óvulo no fecundado que se expulsa a través de sangrado menstrual. 

Así mismo, después de la menstruación y dentro de la fase folicular sigue la pre ovulación, en la cual los tejidos se vuelven a formar para preparar al útero para un embarazo. Un nuevo óvulo se forma en nuestros ovarios y aumentan nuestros niveles de estrógenos. 

Fase Ovulatoria u ovulación 

Durante esta fase se libera un óvulo, el tiempo en el que lo hace varía de mujer a mujer, pero generalmente es a mitad del ciclo. Durante este momento, tu cuerpo se prepara en caso de fecundación del óvulo y el endometrio se vuelve más denso, gracias a los niveles de estrógeno que suben a su punto máximo. 

Fase lútea (o fase premenstrual) 

Es la fase final del periodo, en esta aumenta la progesterona y con esto pueden presentarse los síntomas que conocemos como PMS. 

Y bueno, a todo esto ¿Por qué es importante conocer las fases de nuestro ciclo? 

Es importante llevar un control de nuestro ciclo ya que lo experimentamos durante toda nuestra vida y cada mes durante casi 40 años años. Esto te ayudará a conocerte y llevar una vida más saludable física y mentalmente acorde a lo que sucede con tu cuerpo. Además, si comienzas a conocerlo desde joven te darás cuenta de cualquier síntoma o molestia fuera de lugar y así podrás identificar algún signo de enfermedad. 

Hoy en día puedes encontrar muchas aplicaciones para tu teléfono en las que puedes registrar tu ciclo y así poco a poco identificar tus cambios de ánimo y a qué se deben, o también puedes tener un diario especializado para anotar los cambios que irás sintiendo tanto físicos como emocionales. 

El ciclo menstrual y la fertilidad 

Ahora, hablemos de ovulación. Generalmente esta es la fase que más desconocemos de nuestro ciclo menstrual, hasta que buscamos embarazarnos. Como ya definimos anteriormente, la ovulación es la fase que va desde el momento en el que se desprende un óvulo para preparase para ser fecundado. 

La ovulación ocurre más o menos a mitad de nuestro ciclo, aunque puede variar según cada mujer. Aunque la vida del óvulo puede durar entre 24-48hrs., lo que se conoce como la ventana de fertilidad puede tener una duración aproximada de 6 días.  

Hay muchos factores que pueden afectar esta etapa y disminuir la fertilidad de una mujer y con esto, reducir sus probabilidades de quedar embarazada. 

Primero que nada, hay que tener en cuenta que siempre es necesario mantener una salud menstrual óptima a través de buenos hábitos de ejercicio, alimentación y sueño. De esta manera ayudamos a nuestro cuerpo a autorregularse. 

Algunos factores que afectan la fertilidad son: Algún desorden o déficit alimenticio, consumo excesivo de alcohol y/o tabaco, estrés, y consumo constante de sustancias tóxicas como pesticidas o insecticidas.  

Pero también, aun llevando hábitos saludables existen enfermedades que pueden complicar la fertilidad como el síndrome de ovario poliquístico, la endometriosis, amenorrea, ciclos menstruales irregulares, también los cambios de clima y temperatura en nuestro cuerpo. 

En ocasiones los anticonceptivos son recetados para tratar algunas de estas afecciones y estos también pueden influir gravemente en la fertilidad de nuestros óvulos.  

Los anticonceptivos orales son medicamentos compuestos por hormonas sintéticas que comúnmente se usan para evitar el embarazo, aunque también pueden ser recetados para tratar otras enfermedades relacionadas a desordenes hormonales. Básicamente funcionan evitando que se produzcan óvulos en los ovarios, y de esta manera si no hay ovulo, se evita el embarazo. 

Lo más importante siempre, además de conocer y poner atención a tu cuerpo y sus necesidades es siempre informarte y acudir a un médico que pueda ayudarte y hacerte alguna recomendación acorde a tu cuerpo y tu ciclo.