¡A partir de 2022 tu ProFemme no tiene IVA! ¡Disfruta el mejor precio y envío gratis de 2 a 5 días hábiles a todo México!¡Kueski Pay llegó a ProFemme! ¡Paga en hasta 6 quincenas sin intereses en compras mínimas de $500 MXN!

¡A partir de 2022 tu ProFemme no tiene IVA! ¡Disfruta el mejor precio y envío gratis de 2 a 5 días hábiles a todo México!¡Kueski Pay llegó a ProFemme! ¡Paga en hasta 6 quincenas sin intereses en compras mínimas de $500 MXN!

Conoce sobre el Síndrome de Ovario Poliquístico

Conoce sobre el Síndrome de Ovario Poliquístico

Seguramente has escuchado del Síndrome de Ovario Poliquístico. A lo mejor tu mamá, tu mejor amiga o tú pueden estar diagnosticadas, es por ello que nos parece importante conocer más sobre una de las condiciones que afecta alrededor de 100 millones de mujeres en todo el mundo, durante la vida fértil.

El SOP (Síndrome de Ovario Poliquístico) es una condición endocrina metabólica que se debe a un desequilibrio en las hormonas. Estos desbalances producen cambios en la habilidad del cuerpo para ovular y puede causar: periodos irregulares, quistes en los ovarios, problemas para quedar embarazada, exceso de vello en la cara, pecho, estómago o parte superior de tus muslos, acné severo, manchas oscuras en la piel y por último, afectar gravemente la salud general de una persona si no recibe tratamiento.

| Se estima que 7 de cada 10 mujeres tienen SOP, pero no reciben un diagnóstico.Conoce sobre el SOP

Cómo se diagnostica y cuál es su tratamiento

Primero, debemos aclarar que los criterios de diagnóstico para el Síndrome de Ovario Poliquístico no son iguales en adolescentes que en mujeres adultas debido a que en esta etapa los cambios fisiológicos durante la pubertad son similares a las características del SOP.

Sin embargo, se puede tomar en cuenta para diagnosticar una adolescente:

  1. Un patrón anormal de sangrado uterino para la edad ginecológica. Con esto, nos referimos a el sangrado procedente de la vagina que ocurre de manera irregular, bien dura más o es más cuantioso que los otros periodos menstruales.
  2. Evidencia de hiperandrogenismo basado en niveles muy elevados de testosterona, hasta para un adulto. Esta, es un conjunto de cuadros clínicos caracterizados por un exceso en la producción de andrógenos en el cuerpo femenino.

Además se realiza una prueba de 17-hidroxiprogesterona en busca de hiperplasia suprarrenal congénita no clásica. Es un grupo de trastornos genéticos que afectan las glándulas suprarrenales, un par de órganos ubicados encima de los riñones. A las personas que padecen hiperplasia suprarrenal congénita les falta una de las enzimas que utilizan las glándulas suprarrenales para producir hormonas que ayudan a regular el metabolismo, el sistema inmunitario, la presión arterial y entre otras funciones esenciales.

Hay que aclarar que en estos casos, la ecografía transvaginal no es recomendada para diagnosticar esta condición en niñas adolescentes ya que no predice la presencia o el desarrollo de SOP.

Hay que tener muy en cuenta que existen muchas adolescentes en riesgo, que cumplen con las características, pero no son suficientes para establecer un diagnóstico tan temprano. Por esto, se debe ser consciente para evitar el etiquetado excesivo entre las más jóvenes y proceder a establecer un estatus temporal de “en riesgo de SOP”, seguir observando sus síntomas y monitorear poco a poco los cambios.

Ahora, para el diagnóstico de una mujer adulta se toma en cuenta diversos factores que deben cumplir al menos dos de estos tres criterios:

  1. Ciclos irregulares, especialmente los que son muy largos o que aquellos que no llegan en absoluto.
  2. Evidencia de exceso de andrógenos (hiperandrogenemia) como exceso de vello corporal, caída del cabello y/o niveles elevados de las hormonas andrógenas (como la testosterona) en la sangre
  3. Presencia de quistes en los ovarios.

A su vez, las y los profesionales deberán preguntar sobre los síntomas menstruales, observar el historial médico y menstrual, realizar un examen físico simple, un examen de sangre para revisar los niveles de hormonas y azúcar en la sangre, y por último realizar una ecografía pélvica del útero y los ovarios para determinar un diagnóstico y proceder a un tratamiento.

El SOP es una condición permanente, pero hay muchas opciones para minimizar los síntomas y prevenir complicaciones a futuro. El tratamiento dependerá de los síntomas y sobre todo de los objetivos que tenga cada persona.

Algunas de las opciones son farmacológicas, como las pastillas anticonceptivas que se prescriben a menudo como primer recurso, luego pueden recetar antiandrógenos o estabilizadores de insulina. Otra vía es realizar cambios en el estilo de vida, es decir, tener una dieta balanceada, hacer ejercicio constantemente, reducir fuentes de estrés, dormir 8 horas, desconectarte de aparatos que emitan luz azul antes de acostarte y por último, tomar suplementos que puedan tener un gran impacto en el manejo del Síndrome de Ovario Poliquístico.

De igual manera nunca está de más asesorarnos con profesionales de la salud si sentimos dudas o queremos realizar un chequeo para conocer un poco más sobre nuestros cuerpos y menstruación. Recordemos que la menstruación es un signo vital para todas las mujeres, por lo que es necesario agregarlo a los monitoreos continuos, es decir, conocer cómo nos llega, cuándo, cantidad, si presentamos dolor o si en todo caso no nos llega.

Fuentes: https://www.msdmanuals.com/ | https://www.natalben.com/sindrome-ovario-poliquistico/riesgos-sop