Envíos gratis a todo México en pedidos de 700 MXN o más

Envíos gratis a todo México en pedidos de 700 MXN o más

La importancia de la educación menstrual desde temprana edad

La importancia de la educación menstrual desde temprana edad

¿Cuándo fue la primera vez que te bajó? ¿Fue una sorpresa total para ti o ya estabas preparada? ¿Te dio vergüenza, miedo o te asustaste?  

Es muy común escuchar entre amigas historias de nuestra primera menstruación, todas muy diferentes, pero en su mayoría tienen un par de cosas en común: miedo, vergüenza o sorpresa. A algunas les pasó algo chistoso, por ejemplo, la prima de una amiga pensó que se había hecho popó en los pantalones mientras jugaban, otras no sabían cómo contarles a sus papás y prefirieron recurrir a la ayuda de otras niñas igual de confundidas y una muy pequeña parte sabía más o menos lo que estaba pasando, pero no sabía qué hacer.  

 En mi caso tuve la suerte de que mis papás trabajan en educación y siempre han estado muy comprometidos con su trabajo, recuerdo que desde que iba en el kínder de día de reyes me regalaron unos libros sobre educación sexual para niños (Las maestras estaban fascinadas con los libros y hasta felicitaron a mis papás por su responsabilidad con mi educación).  Crecí sabiendo que en algún punto de mi vida mi cuerpo iba a cambiar en muchos aspectos y uno de ellos sería la aparición de la menstruación, así que el día que finalmente llegó no tuve problema en recurrir a mis padres para resolver mis dudas. 

Sé que fui muy afortunada en ese sentido, sin embargo, somos pocas las personas que podemos vivir algo así. Alrededor del mundo la falta de educación con respecto a la sexualidad y la menstruación en específico aún es un tema muy grave, y es que hablar de menstruación ha sido un tabú a lo largo del tiempo y en muchas culturas a pesar de que es un proceso muy natural, común y por el que pasamos todas las mujeres. He aquí un par de datos para que te des una idea de la gravedad de este tema: 

  1. Según la organización Wateraid (Una asociación sin fines de lucro enfocada en temas de agua, saneamiento e higiene), en la India el alrededor de un 50% de las niñas, no saben qué les está pasando cuando tienen su primera menstruación.  
  1. En Nepal aún existen tradiciones que obligan a la mujer a aislarse cuando menstrúa, ya que es visto como algo malo e impuro (esta tradición arcaica cobró la vida de una mujer y sus dos hijos este año y la de otras cuatro mujeres en 2018). Además, a las mujeres no se les permite la entrada a templos durante estos días, negando sus derechos a practicar su religión y tradiciones.  
  1. Según la UNESCO (informe de 2014), 1 de cada 10 niñas en África, al sur del Sáhara, no acuden a la escuela durante la menstruación, lo que supone perder una semana de clase todos los meses, el 20% de clases a lo largo del año. 
  1. Enfermedades como la endometriosis tardan hasta 9 años en diagnosticarse debido a que los dolores menstruales se consideran “normales”, a pesar de que un 20% de mujeres en edad fértil padecen esta enfermedad. 

Al hacer una reflexión sobre los datos anteriores, podemos ver cómo en el mundo aún hay muchas niñas que no tienen conocimiento o acceso a productos de higiene menstrual. Debido a esto dejan de asistir a clases, ya sea por miedo a tener algún accidente o debido a dolores muy fuertes que pueden presentar. No solo esto, sino que debido a su situación económica quizá no pueden tener acceso a comprar productos de higiene menstrual, por lo que llegan a improvisar otras maneras de manejar su menstruación. Aunado a esto, a veces los espacios no están provistos de instalaciones sanitarias adecuadas o no hay agua limpia, por lo que las condiciones insalubres pueden atentar a largo plazo contra su salud.  

Hay que entender que no solamente se trata de un problema de países en desarrollo, es un tema que se presenta de distintas formas en todo el mundo, simplemente veamos el hecho de que los productos sanitarios aún no son considerados de primera necesidad y no existe un permiso de descanso en escuelas y trabajos en caso de presentar síntomas fuertes durante estos días. 

Por todo lo anterior, es importante darnos cuenta de la importancia y lo urgente que es combatir la desinformación con educación menstrual para todas las niñas y mujeres alrededor del mundo desde una temprana edad. Esto debería de ser un tema fundamental en su desarrollo para permitirles conocer su cuerpo, estar preparadas y que tengan asegurada la asistencia necesaria para llevar a lo largo de su vida una menstruación saludable y libre. 

Ciertamente esto no es una tarea fácil y aún nos queda mucho que recorrer para poder hacerlo una realidad, sin embargo, creo que podemos comenzar por acciones muy simples como hablar de menstruación sin tabúes. ¿Cómo podemos hacer esto? Comienza por compartir tu experiencia con otras mujeres, pocas veces no sabemos qué tan informadas o desinformadas podemos estar y al hablar con otras sobre el tema podrás darte cuenta de lo mucho que pueden ayudarse entre sí. 

Si tienes hijas, sobrinas, o hermanas pequeñas, comienza por hablarles de los cambios en su cuerpo de una forma natural, recuérdales que no tienen nada que temer y que cuando les pase o tengan alguna duda pueden acercarte a ti para resolverla. Esta es tu oportunidad para permitir y ayudar a que más niñas vivan su menstruación de manera informada y libre.